¿Fueron legales las leyes contra el covid?

25 noviembre, 2022
¿Fueron legales las leyes contra el covid?

Dos años y medio después de que un virus nos cambiara la vida para siempre, somos muchos los que nos preguntamos si las medidas covid fueron legales o no. Mi conclusión, antes de ofrecer argumentos de profesionales es que, era un virus tan desconocido, nos pilló tan desprevenidos, que nadie sabía que hacer. Ante esto, se tiró por la calle del medio con unas medidas muy desproporcionadas, pero que creo que no había otra. Ahora se está comprobando que muchas fueron ilegales, pero…¿qué hubieras hecho tú?

Sin duda, marzo de 2020 será siempre recordado por la palabra confinamiento. O lo que es lo mismo, toda España (salvo las profesiones esenciales) nos encerramos en casa sin poder salir. Era algo que nadie podría pensar. Es decir, al estilo de la peste cuando nadie podía salir de sus casas. Así, comenzamos a poner de moda las videollamadas, hacer pan o comenzar a hablar con nuestra pareja. Y esto que al principio era una broma o incluso divertido, pasó con el tiempo a ser una broma de mal gusto. Nadie podía salir de casa y la gente se saltaba el confinamiento. Pero la cosa se puso peor cuando fueron muchos los que se fueron muriendo por culpa de este bicho.

Y sé muy bien de lo que hablo porque por desgracia un abuelo mío perdió la vida por culpa del coronavirus. Mi padre también lo pilló y le ha dejado unas grandes secuelas, hasta el punto de que hemos tenido que necesitar adaptar la casa por culpa de las secuelas físico que le han quedado. Sin ir más lejos, ponerle una cama articulada de Cuidaria para que la vida le sea más fácil. Por eso, cuando sale algún iluminado a decir que el virus no ha existido o que no se contagiaba, me han dado ganas de echármele a la cara. Lo moral está claro, pero queda un hueco muy grande cuando hablamos de legalidad. ¿Fueron legales todas las medidas tomadas contra el covid?

Pues se ha demostrado que no. Se tomaron medidas de movilidad, de empleo, de sanidad, de comportamiento. Y ahora se ha comprobado que muchas no fueron legales, hasta el punto de que se han tenido que devolver las multas impuestas en algunas comunidades durante el confinamiento. Así, el Tribunal Constitucional anuló varios puntos del estado de alarma tras la presentación de un recurso de inconstitucionalidad. De esta forma, muchas sanciones de repente, dejaron de serlo, con lo que empezaron a surgir muchas preguntas

España impuso uno de los confinamientos más estrictos del mundo a partir de marzo de 2020. A nadie se le permitía salir de sus hogares, excepto para tareas esenciales como comprar alimentos, medicinas o ir a trabajar. El ejercicio al aire libre estaba prohibido. Los niños, que prácticamente no tenían excusa para salir de casa, estuvieron dentro de sus hogares de marzo a mayo. Los medios españoles informaron que el Tribunal encontró que las autoridades fueron más allá de «limitar» las libertades básicas y las «suspendieron» por completo.

Si bien el fallo puede resultar relativamente intrascendente, ya que el confinamiento en cuestión terminó hace mucho tiempo, miles de residentes que fueron multados por infringir la ley podrían ver revocadas esas multas. Lo que está claro es que muchas de las medidas que se tomaron no eran legales, sobre todo las que se refieren a restringir la movilidad.

Estado de excepción, no de alarma

Seis magistrados frente a cinco anularon un artículo del decreto vigente en 2020. La sentencia avala las medidas pero sólo bajo un estado de excepción y no de alarma. Por lo tanto, una vez más el Gobierno obró mal.

Pero no fue la única vez. En julio de 2021, en respuesta a un recurso presentado por Vox, el Pleno declaró inconstitucional el confinamiento, es decir, la limitación de la circulación de personas y vehículos en espacios y vías públicas, así como la capacidad del Ministerio de Sanidad para modificar y ampliar las medidas de contención en la actividad comercial.

según razonaba el TC, que el problema excediera lo sanitario y afectara al «orden público», por lo que hubiera permitido legitimar la declaración del estado de excepción en cumplimiento de la norma que regula su funcionamiento. «Otra cosa implicaría aceptar el fracaso del Estado de Derecho, maniatado e incapaz de encontrar una respuesta ante situaciones de tal gravedad», añadía.

Viendo esto, está claro que el Gobierno se extralimitó en algunas funciones, yo quiero pensar que fue porque no sabían cómo actuar. Pero en otras cosas era inevitable hacer estas medidas porque estábamos ante un virus incontrolado.