Hacer una mudanza no es difícil si sabes cómo hacerlo

17 abril, 2020
Hacer una mudanza no es difícil si sabes cómo hacerlo

Hacer una mudanza puede resultar un auténtico latazo, y sobre todo para todas aquellas personas que se ven obligadas a cambiarse cada poco tiempo. Lo normal en estos casos, es no juntar demasiadas cosas en el hogar, por llamarlo de alguna forma. Pero cuando se trata de familias grandes, por ejemplo, la cosa se complica. Y aunque pienses que no, lo cierto es que tienes muchas cosas que debes empaquetar. El secreto es empaquetar bien, ordenadamente, de forma que se pueda ahorrar espacio y no ocupar demasiadas cajas, que después hay que moverlas. Pero si metemos muchas cosas en cajas grandes, pesarán tanto que trasladarlas puede ser muy complicado. Para hacer esta tarea bien, hay algunos trucos. Si quieres conocerlos, ahora te los contamos. ¡Empezamos!

Cómo empaquetar las cosas en cajas fácilmente

Organiza. Reúne los materiales: cajas de cartón resistentes, bolsas grandes de basura, papel de embalar, plástico de burbujas, cinta adherente, tijeras, pegatinas y marcadores.

Planifica por habitaciones: salón, baño, dormitorio… (puedes usar un color para uno) y pon códigos (1, 2, 3…) para indicar lo que hay que desembalar antes y lo que puede esperar. Especifica lo que hay en cada caja, aunque te lleve más tiempo, luego lo agradecerás. Etiqueta las cajas por los cuatro lados y en la parte superior. Así, cuando lleguen a su destino, cada una irá a la habitación correcta.

Tanto si haces la mudanza por tu cuenta como si te pones en manos de profesionales, hay piezas que, bien por su valor económico o sentimental, es preferible transportar personalmente.

Usa cajas de cartón resistentes y de tamaños parecidos para que puedas apilarlas con facilidad. Pon lo más pesado debajo y lo ligero arriba, y rellena con papel o bolas de polietileno. Llénalas por completo, pero no demasiado, las solapas se deben cerrar correctamente. No empaquetes al revés, usa el logo de la empresa de mudanza o tus carteles como guía. Y, recuerda, que el peso no exceda de los 20 kg.

Lo más recomendable es usar cajas resistentes, aseguran en MimoPack Cartonajes, empresa especialistas en PLV y packaging , cajas de cartón resistentes, etc, con un claro compromiso con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Diseño y fabricación de cajas de cartón para embalajes y accesorios de cartón ondulado, al mejor precio y de una calidad incomparable.

Usa bolsas grandes de basura para guardar la ropa de casa: cojines, mantas o edredones, y fíjalas con cinta adhesiva.

Las almohadas las puedes meter en los cajones vacíos de las cómodas. No dobles las alfombras ya que pierden su forma y es muy difícil volver a alisarlas. Enróllalas bien y organiza.

Envuelve cada plato en plástico de burbujas, crea un colchón de papel en el fondo de la caja, para que amortigüe los golpes.

Coloca de manera vertical para equilibrar el peso y rellena los huecos con más papel. Enrolla los vasos y copas y ponlos en cajas con separadores. Empaca todos los cubiertos juntos, unidos con una cinta, y cubre bien los cuchillos más afilados con plástico.

Las cosas que pesen más, como libros o revistas, ponlas en cajas pequeñas y manejables de manera horizontal para que no se deformen. Los objetos de electrónica, el ordenador, televisor… guárdalos en su empaque original, y si no lo tienes, envuelve en toallas o mantas y fíjalos en cajas, rellenando espacios. Haz una foto de los montajes que te resulten complejos para tener una referencia.

Antes de decidir si haces la mudanza por libre, haz recuento de todas las cosas que vas a mudar y averigua el precio de las cajas necesarias. Aprovecha para hacer limpieza; casa nueva vida nueva, deja atrás todo aquello inservible. Y si no lo quieres tirar o regalar, existen empresas como Bluespace que te alquilarán un trastero a tu medida para guardar lo que quieras.

Antes de empaquetar en cajas

– Prepara un inventario. Evita a toda costa almacenar tus pertenencias en cajas sin ton ni son; piensa que de hacerlo así, al llegar a tu nueva vivienda, tendrás que enfrentarte a una montaña de cajas idénticas. Es mejor dedicar tiempo a embalar con cabeza, hacer una lista de lo que vas a transportar y dónde va a ir guardado; después, lo agradecerás.

– Identifica las cajas. Otra opción inteligente es identificar cada bulto; lo más fácil es hacerlo por habitaciones, e indicar por fuera bien claro de dónde proceden y qué contienen. De esta manera en la nueva casa podrás colocar cada caja en el lugar que le corresponde y localizar tus cosas sin tener que ir abriendo todos los paquetes hasta encontrar lo que necesitas.

– Protege las piezas frágiles. Dedica tiempo a embalar los objetos delicados con papel de burbuja o adquiere cajas diseñadas para ello. Y para lo realmente frágil, utiliza cojines o almohadas como airbag.