Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Pérgola: Acogedor espacio exterior en el jardín

Esta cubierta de terraza ventilada forma en verano un dosel de colores intensos y brillantes, pero también sin plantas atrae todas las miradas. Puedes leer aquí qué debes tener en cuenta a la hora de construir una pérgola y qué tipos de tejados exteriores existen.

Origen de la pérgola

Una pérgola es un tejado de terraza sin paredes laterales, como suele encontrarse hoy en día entre la casa y el garaje. Originariamente, pérgola (del latín «porche», «cultivo») hacía referencia a una arcada sobre pilares o columnas ligeras entre la casa y la terraza, que servían de protección solar debido a su cubierta con plantas trepadoras. La pérgola sigue ofreciendo hoy en día un lugar resguardado de las miradas indiscretas, del sol y del viento.

Uso de la pérgola

La pérgola es una forma bonita y aireada de crear un área espacialmente limitada en el jardín o alrededor de la casa. Los usos de las pérgolas son diversos. Ya sea como marquesina protectora sobre la terraza, pérgola, refugio para muebles de jardín y leña o sombra verde en el balcón, la pérgola crea un espacio exterior acogedor y un escenario para los colores del verano.

A pesar de su nombre latino, la pérgola no tiene por qué basarse necesariamente en otra forma arquitectónica, sino que también es concebible como estructura independiente. Por ejemplo, las cubiertas en grandes jardines pueden delimitar un espacio exterior adicional o actuar como separador de ambientes para dividir el jardín en diferentes zonas. En verano, la pérgola llama la atención en el jardín con un dosel de colores intensos y brillantes.

Poner la pérgola

Tan pronto como llega la primavera, las típicas plantas trepadoras como clemátides, hiedras, hortensias trepadoras, glicinas y rosas trepadoras transforman la pérgola en un techo verde. El éxito se ve rápidamente con plantas trepadoras de rápido crecimiento, como el lúpulo o la Susana de ojos negros (Thunbergia alata). También se pueden plantar cultivos trepadores como la vid e incluso el kiwi. Los diferentes colores de las flores y los tiempos de floración escalonados garantizan un tejado natural colorido desde la primavera hasta el otoño y, gracias al uso de plantas trepadoras perennes, el tejado está cubierto de densa maleza durante todo el año.

Tanto los pilares portantes como las vigas del tejado de la pérgola sirven como ayuda para trepar. Además, los travesaños inferiores se pueden utilizar para fijar plantas en macetas o cestas colgantes. La parte inferior de la pérgola siempre está cubierta de maleza.

Materiales para la pérgola

La estructura de una pérgola se compone de varios pilares de madera, piedra o metal. La estructura del tejado se construye a partir de rudimentarios travesaños de madera, que forman la base para un tejado vegetal en verano. Pero también existe la opción de un toldo. Para ello es adecuada una funda de tela impermeable.

En la llamada pérgola de láminas, una manivela permite que las lamas del tejado individuales se abran o cierren según se desee. Dependiendo del estilo del jardín y de la casa, el material del andamio debe encajar bien en el conjunto.

Las pérgolas de ladrillo de piedra natural parecen muy sólidas, al igual que los soportes de hormigón.

Otros materiales, como los estrechos tubos metálicos, se adaptan a espacios verdes modernos y puristas; como pilares ornamentados de hierro forjado en jardines románticos.

El material más empleado para la construcción de las pérgolas es la madera. Los expertos de Pergoland nos señalan que los tipos de madera más utilizados para construir pérgolas son especialmente la madera de alerce, abeto Douglas, abeto o pino macizo, resistente a la intemperie e impregnada con presión de vapor.

También es una cuestión de estilo si se utiliza madera en rollo o escuadrada para construir la pérgola.

Por supuesto, también se pueden combinar diferentes materiales. Lo que todos los métodos de construcción deben tener en común es que la base de la pérgola debe estar suficientemente profunda en el suelo para proporcionarle un soporte sólido en caso de tormentas y lluvias.

Construye tu propia pérgola

Los kits confeccionados para pérgolas se pueden adquirir en comercios especializados. Si prefieres tener un tejado de terraza individual, puedes intentar construir tú mismo una pérgola. Es importante tener una superficie nivelada y fijar adecuadamente los pilares de soporte en el suelo para que la pérgola pueda soportar fuertes ráfagas de viento. Esto se consigue, por ejemplo, mediante cimentaciones puntuales de hormigón. Al diseñar el tejado se deben tener en cuenta la carga de la planta, la carga de nieve y la carga del tejado.

Una altura habitual para construir una pérgola es de 2,20 a 2,50 metros. El material de construcción debe ser resistente a la intemperie; en el caso de vigas de madera recomendamos una impregnación a presión de vapor por parte de un comercio especializado y un posterior acristalamiento con pintura protectora contra la intemperie.

La proximidad de la casa es arquitectónicamente el mejor lugar para construir una pérgola, pero también son posibles otros lugares, como una terraza con pérgola independiente. Pero ten cuidado: al construir tú mismo una pérgola, es importante tener en cuenta que se deben obtener permisos de construcción bajo ciertas condiciones. Las disposiciones de la ley de construcción varían de una comunidad autónoma a otra y de un ayuntamiento a otro. Una pérgola sin techo normalmente no requiere aprobación, pero un techo continuo debe ser aprobado por la autoridad municipal de construcción. También se deben respetar las distancias prescritas respecto de los límites de la propiedad.

Alternativas y posibilidades a la pérgola para proteger una terraza

Vela solar: ¿La forma más rápida y sencilla de tener un patio cubierto? Una vela solar. Es relativamente fácil de colgar, proporciona sombra y no requiere espacio de almacenamiento, lo que reduciría el tamaño de la terraza. Para evitar daños por lluvia, siempre debes colocar una esquina del toldo más baja que el resto. Esto significa que la lluvia siempre puede correr de forma controlada sobre esta esquina y no se acumula agua en la superficie.

Toldo: Los toldos proporcionan una cubierta de patio según sea necesario, por así decirlo. Tú decides si extiendes el toldo y así disfrutar de más luz y protección solar, o no. La eficacia de un toldo no sólo como techo, sino también como protección contra la radiación UV, depende en gran medida del factor de protección solar del material. Debe ser un factor de al menos 50 para proporcionar suficiente protección solar. Para proteger no sólo nuestra piel, sino también el propio tejido de la luz solar, también se utilizan el llamado teñido con hilera, en el que el hilo del toldo se hila a partir de fibras ya teñidas. La tela para toldos hecha de hilos que se tiñen después del proceso de hilado es más barata, pero no tan resistente a la intemperie. El resultado: el material se desgasta más rápidamente y es menos divertido de llevar en los cálidos días de verano. Una protección adicional contra el agua y la suciedad la proporciona una impregnación que envuelve la tela del toldo como un escudo protector invisible.

Techo de cristal para las pérgolas: Está equipado con estática dentro del tejado de cristal y ofrece la posibilidad de crear una casa de cristal completa. La inclinación del tejado se puede configurar de forma flexible entre cinco y 20 grados. Se construye individualmente a medida y se puede proteger con un toldo bajo cristal o en el techo, según se desee.

Invernadero: La construcción de un jardín de invierno requiere autorización, así que consulta con las autoridades de construcción si estás autorizado a construir una ampliación en tu propiedad. Si deseas construir el jardín de invierno cerca del límite de la propiedad, también se requiere el consentimiento de los vecinos. También es importante: piensa para qué debe servir el jardín de invierno. Un jardín de invierno ampliado que pueda utilizarse durante todo el año requiere un equipamiento más complejo que un invernadero para plantas. Las ventajas son múltiples, uso y confort todo el año, además de ganar metros cuadrados y valor a tu casa.

Logia: La palabra logia proviene del italiano y significa algo así como caja o pórtico. ¿Quieres un ejemplo? Una logia típica tiene arcos y una vista impresionante del exterior. Como parte integral de la estructura, la planificación temprana de una logia es esencial.

Techo extendido: No siempre se necesita un gran terreno para una terraza cubierta. El techo ampliado del cenador ofrece protección contra el exceso de sol o la llovizna y permite a los propietarios disfrutar de la mini terraza incluso en condiciones climáticas subóptimas.

Pérgola con tejado visto: Las vigas transversales de la pérgola ayudan a sostener las plantas y también son adecuadas para colgar cestas colgantes. Esto crea la sensación de que estás rodeado de naturaleza.

Terraza cubierta con cocina exterior: Qué espacio al aire libre tan cómodo: una pérgola de construcción propia que cuenta con una cocina al aire libre y un horno de pizza de ladrillo para charlar durante horas en la terraza con amigos y familiares.

Conclusión acerca de las pérgolas

Déjate asesorar por expertos, en base a las posibilidades de espacio de tu casa y para que cumpla la normativa vigente.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¿Qué se hace en un estudio de interiorismo?

¿Qué es lo que suelen hacer los interioristas en un estudio de interiorismo?, pues en este artículo los lectores lo vais a descubrir y es que los profesionales que trabajan en este tipo de estudios

Un spa estimula el sistema inmunológico

Para evitar el estrés laboral puedes recurrir a una sesión de spa. Los expertos explican que el spa ofrece una series de beneficios que nos ayudan a mejorar nuestro bienestar físico y mental. Los tratamientos

Reciba actualizaciones de entradas seleccionadas

Suscríbete a mi boletín para recibir consejos y entradas de blog.

Scroll al inicio