Cómo actuar ante un accidente de tránsito: 10 consejos útiles

23 septiembre, 2020
Cómo actuar ante un accidente de tránsito: 10 consejos útiles

Los accidentes de tránsito están a la orden del día. Nada más basta mirar los últimos datos ofrecidos por la DGT sobre accidentes de tráfico, los cuales datan del 2017, año para el cual  se habían producido en España 102.233 accidentes, en los que perdieron la vida 1.830 personas y 139.162 sufrieron lesiones; mientras que ya para los primeros ochos meses del 2018, 799 habían fallecido a consecuencia de un accidente de tráfico.

En caso de un accidente, es muy importante recordar que  el conductor causante del mismo y la entidad aseguradora de dicho vehículo serán los que tengan la obligación de indemnizar a todos los perjudicados por los daños sufridos como consecuencia del siniestro; ya sean estos personales o materiales.

Sin embargo, hay mucho más que tener en cuenta a la hora de vernos involucrados en un accidente de tránsito, no importa cual sea nuestro papel en el siniestro. Por eso, el equipo de Sotomonte Legal, abogados especialistas en accidentes de tránsito, nos explican 10 cosas útiles que podemos hacer ante esta situación.

  1. Avisar a la Policía o la Guardia Civil y acudir posteriormente a un hospital

Siempre es importante contar con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en especial si las consecuencias del siniestro son graves. De esta forma se podrán hacer constar de forma inmediata los pormenores del accidente en documento al que podremos apelar en futuras reclamaciones.

Una vez asegurada la zona del accidente y dado aviso a los cuerpos competentes, ayuda a los accidentados dentro de tus posibilidades y conocimientos, a veces tan sólo unas palabras de aliento serán suficientes hasta que llegue el personal especializado. No intentes ser el héroe si no sabes sobre primeros auxilios porque podrías agravar la situación. Recuerda que es una obligación moral socorrer a los accidentados y una exigencia que se recoge tanto en el Código Penal como en el Reglamento General de Circulación.

Luego, lo más recomendable es acudir al hospital si se han sufrido lesiones. Así, el personal médico podrá atendernos y dar parte de lesiones, que también será de utilidad como documentación para la posterior reclamación. En algunos casos, dependiendo de la gravedad del accidente, la asistencia sanitaria puede ser prestada en el propio lugar del accidente, por lo que también existirá un parte de ambulancia.

En el caso de haber sufrido traumatismo cervical menor (latigazo cervical) seguramente lo notarás será al día siguiente. Igualmente hay que acudir dentro de las 72 horas siguientes al accidente a un centro médico para recibir el tratamiento necesario y que emitan un parte de lesiones.

  1. Informar a la aseguradora y reclamar

Cuando ocurre un siniestro, el culpable del accidente debe informarlo a su aseguradora en el menor plazo posible de tiempo. De hecho, las pólizas de seguros establecen un plazo de siete días para hacerlo.

En el caso de resultar perjudicado ya sea de forma material o física en un accidente del que no eres culpable, el perjudicado o sus herederos disponen de un año para reclamar su indemnización.

  1. Evaluar la oferta de la aseguradora

La entidad aseguradora tendrá la obligación de presentar una oferta motivada de indemnización en el plazo máximo de tres meses desde la recepción de la reclamación.

En esta se detallará la indemnización ofrecida, contabilizando daños personales y materiales. Para calcularla, la aseguradora deberá basarse en el Baremo de Accidentes. Aquí cabe acotar que, las ofertas de parte de las compañías de seguros suelen ser muy inferiores a las que en verdad establece la ley.

  1. Comprobar si la póliza de seguro dispone de cobertura de defensa jurídica

En el supuesto de resultar perjudicado por un accidente de circulación, al dar parte al seguro del siniestro ya sea por teléfono o fax, se debe comprobar si en el contrato de seguro está incluida la cobertura de defensa jurídica. Si es así, el perjudicado puede solicitar a la aseguradora que sean ellos los encargados de efectuar la reclamación frente a la compañía de seguros del vehículo culpable. Sin embargo, no te recomendamos hacerlo puesto que como lo explicamos en el punto anterior, las aseguradoras suelen hacer ofertas de indemnización muy por debajo de lo que establece la ley.

Esta cobertura de defensa jurídica también te da la opción de contratar los servicios de abogados externos a la compañía de seguros, siendo el perjudicado el que se hará cargo de los costes de dicho servicio. Al contar con un abogado totalmente ajeno a la aseguradora te dará más oportunidades de obtener la mejor indemnización posible.

  1. Declaración de siniestro total

Si el vehículo es declarado siniestro total, el propietario del vehículo puede pedir la reposición de los daños de las siguientes dos formas:

  • La reparación del vehículo devolviéndolo a su estado anterioral accidente y cancelando todos los gastos del taller mecánico.
  • Una indemnización de acuerdo al valor en el mercado del vehículo, según los años que tenga, y de acuerdo a lo recogido en el condicionado de la póliza de seguro.
  1. Asegurar la cobertura de daños propios

Si tu contrato de seguro es a todo riesgo, podrás solicitar a la aseguradora una indemnización por el siniestro, incluso si la culpa del accidente ha sido tuya. Esto porque por lo general, las pólizas de seguro incluyen una cláusula donde se establece este tipo de indemnización, la cual consistirá en la reposición del valor que tendrá el vehículo usado al venderlo o, el valor del vehículo según la oferta y demanda del mercado.

  1. Indemnización por perjuicios causados en accidentes

Tras un accidente de tráfico, es posible reclamar una indemnización por los daños y perjuicios causados, ya sean personales o materiales. Así, podrás obtener, por ejemplo, una indemnización por el tiempo de baja o por las secuelas causadas como consecuencia del accidente, además del reintegro de las facturas de los taxis empleados o del vehículo de alquiler, entre otros gastos relacionados.

8. Qué hacer cuando la aseguradora cuando no quiere hacerse cargo de la indemnización

En el caso de que la entidad aseguradora no quiera hacerse cargo de la indemnización por cualquier motivo, esta deberá facilitar una respuesta bien fundamentada acerca de la razón que le impide realizar la indemnización.

Esto le permitirá al perjudicado reclamar los daños y perjuicios por vía civil, en donde pasará a tomarse en cuenta los intereses calculados conforme al art. 20 de la Ley de Contrato de Seguro, que comprende el interés legal del dinero incrementado al 50 %.

9. Responsabilidad de los pasajeros en accidentes de tráfico

En el caso de ir como pasajeros en uno de los vehículos implicados en el accidente de tráfico, tendremos la responsabilidad de denunciar a los conductores de ambos vehículos y a sus respectivos seguros para recibir la indemnización que nos corresponda.

 

10. El seguro no te puede obligar a renunciar a una futura reclamación

El pago de la indemnización por parte de la aseguradora no puede estar condicionado a la renuncia por parte del perjudicado a futuras acciones de reclamación, en caso que la indemnización recibida sea inferior a la que realmente le corresponde por ley. Así que debes estar atento si tu compañía intenta que firmes un  documento que establezca que solo si no les reclaman es que abonarán la indemnización.