El arbitraje para no tener que acudir a la Justicia

24 agosto, 2021
El arbitraje para no tener que acudir a la Justicia

Más vale un buen acuerdo que un mal juicio. Esa es la frase que está siempre presente cuando está de por medio la Justicia. Aunque sepamos que llevamos la razón nunca sabemos por dónde puede salir el disparo que haga. Quizás nos dé la razón, sin embargo, no quedaremos contentos del todo o siempre habrá por mejorar. Y sobre todo, esto es dinero. Cuanto más tiempo pasa, el contador de dinero de la Justicia va subiendo.

Por eso, una de las formas de ahorrarte dinero es mediante el arbitraje. El arbitraje es un procedimiento por el cual se somete una controversia, por acuerdo de las partes, a un árbitro o a un tribunal de varios árbitros que dicta una decisión sobre la controversia que es obligatoria para las partes. Al escoger el arbitraje, las partes optan por un procedimiento privado de solución de controversias en lugar de acudir ante los tribunales.

La SEA, Sociedad Española de Arbitraje, es desde 1982 la institución de referencia en el arbitraje en España y garantía de profesionalidad y experiencia. El arbitraje es un medio de resolución de conflictos alternativo a la vía judicial. Permite obtener una resolución a través de un procedimiento rápido, económico y eficaz.

El arbitraje es un mecanismo alternativo de solución de controversias de carácter heterocompositivo (es decir, las partes en litigio no solucionan el conflicto, sino que lo hace un tercero de manera definitiva) y alterno al fuero judicial, al que las partes pueden recurrir. El arbitraje es un mecanismo privado para la solución de controversias, donde no interviene un Juez ni otras figuras del sistema judicial tradicional (fiscales, actuarios). Los acuerdos de arbitraje son muy usados en las operaciones comerciales internacionales.

El arbitraje, frente al sistema judicial, es más ventajoso, por cuanto resulta:

  •     EFICAZ: el laudo, o decisión del juez, tiene la misma fuerza que una sentencia judicial; más aún, los motivos para impugnarlo son más restrictivos.
  •     RAPIDO: el laudo se dicta en un plazo máximo de entre tres y seis meses.
  •     ECONÓMICO: el coste del proceso es menor, entre otras razones porque se obtiene una solución inmediata que evita los gastos derivados de las dilaciones de los procedimientos judiciales. Además, se conoce con antelación el coste del procedimiento.
  •     SENCILLO: el procedimiento no está sujeto a formalismos especiales, y las partes pueden llegar a acuerdos durante la tramitación del procedimiento.
  •     CONFIDENCIAL: el árbitro tiene obligación de reserva respecto de los datos personales y mercantiles a los que se tenga acceso durante el procedimiento, que no se darán a conocer a terceros. Vamos a conocer más de este proceso tan útil hablando con empresas que saben de esto.

Así se trabaja en un arbitraje

Nos ponemos en contacto con el Bufete Albanés y Asociados, que cuenta con un alto grado de especialización de los profesionales que forman su área de Arbitraje. Cada uno de sus abogados acumula amplia experiencia en esta materia, por eso cuentan con un gran equipo de abogados especialistas en arbitraje nacional e internacional en Madrid. “Prestamos asesoramiento y ejercemos la dirección técnica en todo tipo de procedimientos arbitrales, ya sean nacionales, internacionales, ad hoc o institucionales”, comentan. En especial, trabajan ante los siguientes Centros de Arbitraje:

  • Tribunal Arbitral de Seguros.
  • Corte de Arbitraje de la C.C.I.
  • Corte de Arbitraje de Madrid (Cámara de Comercio e Industria).
  • Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (C.I.M.A.).
  • Corte Española de Arbitraje (Consejo Superior de Cámaras de Comercio).
  • Corte de Arbitraje del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Resolución

En esta área de Resolución de conflictos tratan con especial atención el tratamiento de las situaciones prelitigiosas, es decir, antes de llegar a juicio. En caso de ser este inevitable, ofrecen el asesoramiento y llevanza de todos los procedimientos judiciales y arbitrales que en los órdenes civil, concursal, penal, contencioso administrativo y mercantil que son encomendados.

Cuentan con una dilatada experiencia como abogados especialistas en arbitraje nacional en todos los sectores, así como en arbitraje internacional, lo que nos permite adaptarnos a cualquier situación además de garantizar un trabajo bien hecho para la búsqueda del mejor resultado. Además, estos expertos en litigios destacan en todas las actividades económicas, incluso en las relacionadas con las nuevas tecnologías, precisamente, uno de los entornos donde los conflictos son cada día más habituales.

Ahora ya sabes que antes de acudir a un Tribunal, puedes llegar a un acuerdo con este arbitraje, eso sí, siempre, y como pase en los litigios, lo mejor es asesorarte con profesionales que sepan de la materia.