Láminas de protección contra el Sol, una apuesta en firme de las comunidades de vecinos españolas

17 diciembre, 2019
Láminas de protección contra el Sol, una apuesta en firme de las comunidades de vecinos españolas

Al igual que el Sol es necesario para garantizar la vida en este planeta, hay que tener en cuenta que un exceso de su luz puede provocar algunos problemas en la vida de las personas. Y más ahora que nos encontramos en un momento en el que el calentamiento global está a la orden del día. La luz solar es un elemento peligroso y, por tanto, hay que tener a mano diferentes maneras de operar para que no genere problemas de excesivo calado en la vida humana, algo que viene sucediendo durante los últimos años y que nos ha obligado a actuar de manera rápida y eficiente.

Normalmente solemos tener en cuenta los efectos que genera el Sol sobre nuestra piel, que son los más peligrosos y los que nos pueden afectar de un modo más directo. Pero la verdad es que no es solo ese el peligro al que nos exponemos cuando hablamos de calentamiento global. No somos los únicos que tenemos problemas en este sentido. Los animales, las plantas y los edificios que pueblan nuestras ciudades también se enfrentan a numerosos peligrosos por un exceso de luz solar. Y, en este artículo, vamos a hacer especial hincapié en estos últimos.

La verdad es que, para los edificios, el sol también es un problema. La luz solar también desgasta los materiales con los que se levanta un edificio. Es evidente que no lo hace en la medida en la que lo hace con la piel de los seres humanos, pero no cabe la menor duda de que también desgasta, máxime cuando, en especial durante el verano, los edificios están expuestos al Sol durante prácticamente 16 horas al día. Y a un Sol que no es precisamente testimonial. Desde luego, este es un dato a tener en cuenta.

Por todo este tipo de cuestiones, es evidente que hace falta que protejamos nuestros edificios ante cualquier tipo de amenazas relacionadas con el Sol, que no son pocas y que generan una gran cantidad de perjuicios. La verdad es que no es una cosa de la que tengamos que pasar a la ligera. Se trata de un asunto muy serio y cuyas consecuencias, eso sí, se van viendo a lo largo de los años. Son muchos los edificios de este país que ya presentan algunos problemas derivados de estos asuntos y que necesitan una actuación urgente.

¿Cómo puede un edificio protegerse del Sol y de las radiaciones de sus rayos en un país en el que esta estrella ejerce una influencia tan grande como en el nuestro? La solución pasa por la instalación de láminas solares que nos permitan realizar una protección solar rechazando el calor y también para potenciar la eficiencia energética. Son muchas las comunidades de vecinos que vienen apostando por este tipo de productos en los últimos tiempos en función de lo que nos han comentado los profesionales de ISP Control Solar, una entidad que está especializada precisamente en este tipo de asuntos.

Una manera de aprovechar la luz del Sol

La que acabamos de comentar es una manera muy interesante de convertir lo que es una verdadera amenaza, la luz excesiva del Sol, en algo que realmente puede jugar un papel importante en la sociedad novedosa que estamos construyendo. Y es que esa luz solar la podemos convertir en energía, haciendo que dependamos en una menor medida de otro tipo de energías que no sean renovables y para cuya obtención haga falta contaminar de alguna manera nuestro medio ambiente. La verdad es que lo que hemos comentado es clave para luchar contra el cambio climático y sus consecuencias.

Desde luego, desde diferentes entidades públicas debería hacerse un esfuerzo en promocionar y subvencionar todo este tipo de actividades. En algunas zonas, las comunidades de vecinos que deciden apostar por productos como las láminas que hemos comentado previamente reciben una subvención, en ocasiones de su Ayuntamiento y en otras de la comunidad autónoma en la que se encuadran. No cabe la menor duda de que nos tenemos que mover en estos lares para tratar de aumentar la cantidad de personas que decidan colaborar de esta manera con el cuidado de nuestro entorno.

El futuro, qué duda cabe, gira en torno a este tipo de cuestiones y es por eso por lo que tenemos que apostar en un momento como en el que nos encontramos. Cada día será más habitual que la gente, también los particulares, decidan apoyar la causa de esta manera. Y por eso cada día estaremos más cerca de conseguir el objetivo principal al que se debe la Humanidad en los tiempos que corren: evitar que nuestro entorno siga empeorando y comencemos a encontrarnos en una Tierra a la que respetemos más y que siga cumpliendo con las básicas condiciones de vida para con el ser humano.